Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

martes, 24 de diciembre de 2013

Confianza en (y desde) uno mismo

Generar confianza en uno mismo
Ultimamente escribo menos. Busco romper el silencio solo cuando tengo algo nuevo que compartir. Paso tiempo leyendo sobre temática emocional y cada vez me gusta menos lo que encuentro. Muchas veces son letras que ya he oído muchas veces, otras veces aportaciones que no profundizan demasiado en las temáticas que abordan. Corremos el peligro de desensibilizar a quienes buscan seguir aprendiendo, de frustrarles o de, incluso, generar rechazo. Corremos el riesgo de perder la confianza en el trabajo emocional.

Llevo tiempo reflexionando y leyendo sobre la confianza. Realmente hay mucho escrito sobre el tema. De hecho se trata de una cuestión vital. Por una parte la confianza forma parte de la autoestima y, por ende, de las relaciones personales que influyen en su construcción. Esto es,l en si mismo, fundamental para el desarrollo humano. Pero, además, la confianza es un elemento trascendental en la vida económica y social de la que dependen cuestiones como la imagen de los que nos gobiernan o de las marcas que pretender convencernos de las bondades de sus productos. Me temo que sobre esta segunda variante de la aplicación de la confianza hay mucha más investigación realizada.

¿Qué es confianza?
Para mi el camino debe ser al revés. La mayor parte de lo que he leído se enfoca desde el prisma de cómo generar confianza de manera externa al individuo, es decir, sobre la manera de hacerse merecedor de confianza. Prefiero cambiar el punto de vista e intentar explicar cómo aprender a confiar con garantías, es decir, autogenerar confianza.

¿Qué es sentir confianza?

La confianza es el sentimiento que me indica que puedo estar seguro. Sentir confianza es sentir seguridad. Es decir es una reacción de la persona que, tras valorar su situación en un contexto, le permite descansar y/o relajarse. Como toda reacción emocional es tremendamente subjetiva. Tiene que ver, entre otras variables, con la percepción de riesgo y con el manejo de la vulnerabilidad. Es decir puedo sentirme confiado en un contexto en el que voy a sufrir un ataque o puedo encontrarme seguro pese a la incertidumbre de que algo negativo puede pasar. Por tanto en la medida que conozca el entorno (en sentido amplio) en el que me muevo, en la medida que haya aprendido a gestionar los imprevistos sin excesivo coste emocional podré sentir confianza o seguridad.
Sentir confianza
Siento confianza cuando me realizo actividades que se hacer o que disfruto de hacerlas, cuando me encuentro apoyado, y cuando me veo capaz de resolver positivamente las circunstancias a las que me enfrente. La confianza de verdad se genera en uno mismo, lo que implica que cuando proviene de personas u objetos externos estamos ante sucedáneos.
 

Identificación y confianza

Confiamos en aquello que creemos que es como nosotros. Nos da seguridad lo que huele y sabe como a nuestra casa. Los bebés y los niños en general confían en sus padres porque son los que les ofrecen cuidados, quienes responden a sus necesidades. Adquirimos nuestra estima personal a través de las personas que nos cuidan, las que se encargan de educarnos, y las que se hacen significativas en nuestras vidas. A veces, ya de adultos, esta confianza por identificación no deja de ser un recurso automático que adoptamos, por necesidad o por comodidad. Pero, si lo analizamos con detenimiento, muchas veces responder a ecos de referentes pasados. La solidez de la identificación como elemento generador de confianza se da pues en la medida que se trata de una vinculación activa en el presente de la persona.

Pasitos para autogenerar confianza.

Conocer el mundo. Tomar tiempo para observar lo que nos rodea, las gentes, los paisajes. Y mirarlos para conocer su funcionamiento. Escucharse a uno mismo, aprender qué te gusta, qué te hace vibrar en cada momento y que no lo hace.
Confiar





Cuidarse. Dedicar tiempo a realizar las tareas de las que disfrutas, mantener tu cuerpo saludable, verte guapo.
 
Enfrentar problemas. Una burbuja o un refugio no es el modo de generar confianza. Como mucho, y con suerte, podrás esquivar algunas dificultades. Pero antes o después los problemas llegan y cuanta más experiencia hayas acumulado en resolverlos mejor afrontarás los siguientes. Es verdad que no se trata de ir a pecho descubierto, como quien busca bronca. La cuestión es elegir, en la medida que la vida te lo permita, en qué charcos (léase como problemas) irse metiendo con el claro objetivo de salir fortalecido.

Relacionarse. Las personas somos una fuente constante de aprendizaje tanto de cómo es el mundo que nos toca vivir, como del complejo arte de interactuar. De las personas podemos recibir apoyos, alientos imprescindibles para recuperarnos en los malos momentos. Curiosamente también descubrimos partes importantes de nosotros mismos como personas en contacto con los otros. 

Confianza en uno mismo
La confianza verdadera nace de uno y no puede ser sustituida por ninguna otra de procedencia externa. Se trata de invertir energía personal en aprender, en conocernos a nosotros mismos y a los que nos rodean, en vivir todo lo intensamente que nuestra experiencia y nuestro corazón sean capaces de resistir. Hoy, Nochebuena, es un fantástico día para mirarnos hacia dentro y apostar por nosotros y por los nuestros. 

¡¡¡¡¡¡¡¡ Felices fiestas desde "entrenando emociones" !!!!!!!!

3 comentarios:

  1. Desde un nido en la sierra. Un águila nos guiaba y con sus alas guiaba las emociones sinceras que brotan de vuestra alma.
    Felices fiestas y gracias.
    Antonio

    Dándolo todo se recibe todo.
    Algo mágico ocurre en nuestro interior
    luego de ordenar los retazos de una vida,
    soportando el dolor, la ira, y la envidia.
    Pero cuando el amor entra en ti
    todo se perdona.
    Un acordeón de sueños
    capaz de soportar lo indecible
    te ayuda a vivir sin recato.
    ¿Para qué queremos sermones ni nieblas?
    Sólo nos queda la suerte de encontrar
    el amor de nuestra vida.
    Sé que duele... pero así lo fue siempre.
    Algunos seguimos vivos
    gracias a la amiga POESIA
    siempre presta a ayudarte a caminar entre minas.
    Molina

    ResponderEliminar
  2. gracias por compartir este artículo en un día como hoy, en el que se ponen a prueba todo tipo de reacciones emocionales, incluso hasta la confianza en uno mismo. Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  3. Kuebax and company...un amiguete me pide ayuda para traducir esto al euskera:
    "Never stop believing in yourself" y como el tema de este post va de esto...a ver si algún vascófilo nos puede ayudar...

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes