Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

domingo, 20 de septiembre de 2015

Lo que nos cuesta pedir perdón


Pedir perdón
Esta pequeña nota me la entregó mi hija Aiza junto con un pequeño trozo de chocolate. Vale, sí, se me cayó la baba a borbotones... Pero además me dejó pensativo.

Nos cuesta pedir perdón. Nos cuesta sentir el dolor de haber dañado a alguien. Sabemos decir perdón, como si fuera una mecánica obligación vinculada a la buena educación. Pero no sabemos pedir perdón mostrando nuestro dolor, intentando compensar el daño causado con o sin intención.

Vivimos en una sociedad que no siente, que no dedica tiempo a conectar la información o el pensamiento con la emoción. Y esto nos hace menos humanos, nos robotiza, nos hace no sentir lo que sucede a nuestro alrededor. Nuestra cultura entiende el gesto de pedir perdón como algo poco pragmático puesto que el dolor ya está hecho. Pero eso esconde varias consecuencias negativas. La primera es que solo el castigo compensa el dolor infringido al otro, lo cual el daño en la esfera de lo público, desvinculándolo de las relaciones entre las personas y su capacidad para resolver entre ellas los problemas antes de recurrir a la esfera pública. En este sentido la mediación está recorriendo un camino muy interesante. La segunda es la responsabilidad tanto del que daña como del que es dañado. El que daña debe ser responsable de sus actos y deudor de los mismos. El que es dañado tiene la responsabilidad de perdonar, tal vez necesite tiempo y compensación (esto depende del daño recibido) pero no debe beneficiarse del victimismo.

Pedir perdón no solo es decir perdóname, es hacer algo que trate de mostrar la sinceridad del dolor. Mi hija escribió algo que podría haberme dicho, y lo acompañó con un dulce. No pude más que abrazarla y decirle cuanto la quiero.

2 comentarios:

  1. Si yo supiera escribir,
    ¿Cuántos renglones de versos
    crearía para ti?
    Con el impulso que dan tus palabras
    a la sangre de mis venas,
    que sin ellas poco podría hacer
    una mente tan despierta
    pero poco cultivada
    en las cosas del saber.
    Antonio

    Gracias Pablo, por tu generosa entrega.

    ResponderEliminar
  2. El mes de amor y amistad es tan importante para muchas personas ya que es una epoca de armonia, acompañamineto y detalles,esta fecha se celebra dando
    Tardes Especiales compartiendo en familia o en pareja.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes