10 años


Estos días el proyecto de "Entrenando emociones" cumple 10 años. La verdad es que da cierto vértigo mirar hacia atrás en algunos momentos. Han sido muchas las experiencias vividas y las personas que han pasado por estas salas virtuales del blog. Los curiosos podrán ver en el álbum histórico esos primeros post de nuestros primeros pasos. Recuerdo el entusiasmo de aquel primer taller sobre la pérdida emocional en el Centro Cívico Bidarte en Deusto y aquel grupo de personas entregadas dejándose seducir por una propuesta de base novedosa y que en su desarrollo contenía elementos de otras galaxias.

En este tiempo nos han visitado más de medio millón de personas (o eso dice el contador del blog), hemos constituido en asociación, nos hemos vinculado a iniciativas como el Consorcio de Inteligencia Emocional (CIE), hemos creado redes de personas con las hemos hecho reflexiones compartidas y también hemos encontrado entidades compañeras con las que desarrollar proyectos como GEUZ (Centro Universitario para la transformación de los conflictos).

Durante este tiempo lo emocional ha estado muy presente en muchos foros del conocimiento, de la formación, de las organizaciones y también del interés de las personas. Con respecto de esto tengo que decir que mi sensación en agridulce. Es cierto que se han producido avances, esa el la parte dulce. Pero también creo que éstos no han tenido la profundidad que sería deseable. Mi impresión es que la educación emocional, la inteligencia emocional o la perspectiva de poner a las personas en el centro ha quedado en un deseo más que en una realidad, ha sido muchas veces un bonito reclamo publicitario más que un instrumento de cambio real para las personas y para las organizaciones. Seguramente nosotros no estaremos exentos de la parte de responsabilidad que sobre todo esto nos pueda tocar.

Pensando en otros 10 años, en qué camino recorrer, no puedo dejar de pensar en promover dos iniciativas. La primera es coral y no me refiero al aspecto musical, sino al colectivo vinculado con que las personas y entidades que deseemos una verdadera trasformación a través de la inteligencia emocional aplicada, nos encontremos para generar plataformas desde las que poder incidir mejor en la sociedad con estrategias conjuntas. La segunda tiene que ver con hacer una prevención dirigida al uso interesado de la emocionalidad desde diversas instancias (empresariales, institucionales, medios de comunicación, etc...) con el objetivo de influir sobre la ciudadanía, la llamada "ingeniería social" que tiene una importante base en la tecnología pero no solo se limita al mundo de las redes sociales o de los distintos servicios vía internet.

El blog sigue vivo, aunque ahora más como escaparate de las iniciativas de la asociación. En cualquier caso la invitación a sumarse al movimiento de la trasformación a través de una conciencia emocional responsable sigue vigente, esperemos que al menos por otros 10 años más.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Qué significa sentirse raro y/o extraño y cómo afrontarlo

Los 5 mejores post de 2015

Cuento sobre el amor del mar y la playa