Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

miércoles, 29 de febrero de 2012

El amor se riega todos los días

Uno ama lo bello, lo que nos hace sentir bien, lo que nos enamora, lo que nos hace soñar y disfrutar. Son muchas las razones y las causas por las que caemos rendidos al amor, así como muchos son los dilemas que nos plantea. Pero coincidiendo con la celebración de San Valentín me puse a observar de qué forma la gente cuidaba su relación de pareja. El resultado fue desalentador, no se si era representativo pero descorazonador sí, porque vi que muchas personas a mi alrededor no riegan sus amores todos los días.




Amar es una acción.


El amor se riega todos los días
Amar es algo activo que implica acción en el que ama. El amor no puede quedarse quieto, fluye sin parar como el río que baja rápido por la ladera de la montaña buscando el mar. Esto implica que no es pasivo y que, por tanto, incluso la expectación o la espera que a veces lleva consigo debe ser activa  e interactiva. Por eso amar lleva a desear, y también a cuidar, a alimentar, a regar la relación cada día. Cuando la rutina frena el movimiento vital que supone amar, consigue enfriar la emoción, consigue disminuir la velocidad con la que el que ama busca a la persona amada; logra cambiar la actitud de entrega por la de espera y la de la gratuidad por la del interés. Así el amor a veces termina siendo un juego de lazos, de soledades que pactan acompañarse, de intereses del "yo te doy" para que "tu me des".




Amar es toda una emoción


El amor es una emoción que se ve condicionada por el hecho de no poder elegir por quién se siente. Sencillamente un día llega y tan solo queda el angosto espacio de decidir si se deja uno llevar por esa marea. Pero sucede que la emoción suele llevar a los amantes a establecer una relación en la que hacer crecer o sencillamente tener espacio para vivir ese amor. Y esto ya no forma parte del mundo emocional sino del de la voluntad dado que acarrea la toma de una decisión y la raíz de algunos problemas. Si bien es cierto que no elegimos enamorarnos sí decidimos con quien convivir, con quien compartir la vida, a quien amar cada día.




Cuando las relaciones nos convienen.


Interés y amor son elementos que no pisan los mismos universos conceptuales. El amor es incondicional y desinteresado. Pero las relaciones ponen en juego nuestros intereses y, por lo tanto, las relaciones de pareja suelen tener que hacer convivir emoción e interés. A priori parece contradictorio pero creo que se puede entender mejor el problema si observamos la pareja no solo cómo espacio de crecimiento sino como equipo de trabajo que debe tener una casa al día o atender a las necesidades de sus hijos, o como unidades de convivencia que comparten espacio, recursos, futuro, etc.


Amar en una vida slow.

Regar el amor
El amor nace solo pero requiere de cuidados y de dedicación. En verdad es como una hierba que crece frágil, que necesita tiempo y cuidados, necesita la pasión de alguien que se deleita viéndola crecer, anticipándose a los riesgos. El amor requiere ir lento porque es la única manera de poder llegar lejos. Como me decía un amigo hace un par de días cada uno debe cuidarse a si mismo para poder amar, y a otro amigo siempre le he escuchado decir que no podemos amar más que como somos.

4 comentarios:

  1. Y la cuestión es....se cuidan a sí mismas esas personas?, esperan más de lo que se ofrecen a sí mismos de una relación?.

    En mi opinión, nos introducimos en las relaciones con un sentimiento de resignación...."esto es lo que hay, mucha pasión, luego te aburres un poco, al final pasas del otro...."
    En definitiva, comenzamos derrotados por nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  2. A dia de hoy San Valentin es el unico dia del año en el que no hacemos nada mi pareja y yo, el resto del año nos cuidamos cada dia, nos queremos de la misma manera que empezamos y tenemos la esperanza de cuando las cosas no sean tan bonitas ni faciles ( que pasará) sigamos teniendo la misma facilidad para querernos.

    ResponderEliminar
  3. Mi opinión es que sentirse enamorado siendo correspondido es de las sensaciones mas bonitas y mas plenas que podemos experimentar.Por supuesto que hay que tratar con cuidado y con mimo la relación,y no esta reñido con seguir manteniendo tu individualidad, tu espacio. No creo en el sentirte "completo" a traves de otra persona, pero si en compartir y disfrutar con complicidad, con pasión y con muchisimo respeto hacia la otra persona.

    ResponderEliminar
  4. El verdadero enamorado no se plantea si es correspondido, el terreno es a veces bronco y a veces sensible, pero en nosotros está la gloriosa labor de descubrir la forma y el arte de lograr, que el amor se trasforme en algo útil para los sentidos.
    Nada es imposible si el hombre deja fluir los sentidos y consiente en hacer visible esa corriente de agua fresca que brota de la fuente de nuestro corazón.
    antonio

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes