Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

viernes, 20 de abril de 2012

Emociones positivas y emociones negativas

Estos días de descanso he aprovechado para leer "La autentica felicidad" de Martin Seligman psicólogo norteamericano fundador de la psicología positiva. He de decir que escribo este post con la idea de reflejar, sobre todo, las principales ideas con las que me ha sorprendido este libro y que me han hecho avanzar en la reflexión sobre la temática emocional. Pero primero de todo recomendar su lectura calmada.




La psicología era una ciencia perdida.

Psicología Positiva
Una de las primeras cuestiones que ha llamado mi atención es cómo Seligman mezcla el desarrollo del contenido del libro con pinceladas de su experiencia personal más allá de lo relacionado con su trabajo. Me produce un profundo respeto las personas que narran sus logros comenzando el relato desde sus fracasos. Además lanza un mensaje para mi parecer muy potente que es el que la psicología ha estado muchas veces perdida como ciencia atendiendo cuestiones poco relevantes para la calidad de la vida de la gente, incluyendo la de los propios psicólogos entre los que se encuentra él mismo.




Emociones positivas y negativas


Emociones positivas y negativas
En el acercamiento a las emociones siempre he sostenido que no hay emociones positivas o negativas puesto que su función es la de informar sobre el estado del individuo. Desde este punto de vista lo adecuado es saber realizar una correcta gestión emocional. Seligman aporta en el libro una visión que me ha resultado complementaria que es la de que en la búsqueda de la felicidad hay emociones que facilitan el camino y otras que no lo hacen o que sencillamente son incompatibles con ser feliz. En la medida que nos centremos en las positivas, es decir, a aquellas que nos facilitan adquirir un rasgo positivo o un sentido, aumentaremos las posibilidades de disfrutar de mayores cotas de felicidad.






Emociones y temporalidad.

Martin Seligman
El siguiente elemento que me ha interesado profundamente es la explicación de la importancia de observar las emociones desde un plano temporal, es decir qué emociones movilizan el pasado y el futuro. Dedica un capítulo tanto a la satisfacción con respecto del pasado como al optimismo con respecto del futuro señalando la importancia de cada una de esas emociones. Si bien no podemos sentir diferente a lo que hacemos si es cierto que del conjunto de emociones que albergamos podríamos centrarnos más en unas que en otras y esto si es una clave para alcanzar mayores cotas de felicidad.






Entrenar emociones


Si la puerta de la felicidad puede abrirse delante nuestro solo queda intentar aprender cómo. Trabajar para aumentar nuestra capacidad de sentir gratitud en vez de rencor, perdón en vez de ira o venganza puede ser una vía. Pero sucede que ésto hay que realizarlo en el contexto de una adecuada gestión de los conflictos emocionales. Tendemos a reaccionar emocionalmente más en negativo que en positivo pero cambiar esta tendencia requiere de esfuerzo personal que se oriente al entrenamiento emocional con apoyos como el gimnasio emocional.

1 comentario:

  1. Emociones:
    Son como una salamanquesa que se secuela por el escote de tu vestimenta y te nace reír y llorar. El cosquilleo que provoca, es capaz de hacerte olvidar el miedo que manosea su rectar por tu piel.
    Cuando te rebosa la emoción y el vaso se llena se sobreexcita, o se comparten, o se regalan (y es posible) si no estás solo en la vida.)
    La magia que brota de esas emociones compartidas te hacen vivir y soñar eternamente y te sirven como punto de luz, en esta pradera, donde son pocas las velas que nos alumbran pero firmes las manos que las sujetan.
    Antonio Molina



    Ser la gota de agua que salpica
    tu cuerpo y deslizarme por él
    abrazado a la luz que no se apaga
    aferrando los sueños.
    molina

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes