Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Organizaciones saludables, ¿nos venden humo?

Me interesa mucho la aplicación de algunos nuevos conocimientos al campo de las organizaciones sociales, teniendo como objetivo la consecución de organizaciones saludables o positivas en las que la satisfacción de todos sus miembros sea una meta tan importante como la propia consecución de una sostenibilidad económica u otros fines sociales recogidos en los estatutos.

Riesgo en organizaciones
Como solo es un acercamiento al tema, casi una relación de influencias en las que quiero seguir  profundizando, no encontrareis más que dudas e impresiones de cuestiones que pueden aportar novedades a la hora de configurar este tipo de organizaciones.


Psicología positiva.

Cuando descubrí que una de las áreas de trabajo de la Psicología Positiva era la del desarrollo de organizaciones positivas rápidamente entendí que, a pesar de los dificultoso del empeño, se abría una posibilidad de investigar sobre las características de las mismas desde el prisma de la psicología. La revolución que se había producido en el campo del uso de estos conocimientos para el desarrollo de la potencialidad del ser humano se abrían también a las colectividades. Es verdad que no he encontrado muchas más aportaciones que los estudios de Barbara Frederikcon y Marisa Salanova y que además es creciente la crítica a la Psicología Positiva por la falta de resultados empíricos, de métodos, de técnicas científicamente validadas..


Inteligencia colectiva.

Muy vinculado a la inteligencia emocional, como sabéis, y por ende al modelo de inteligencias múltiples he descubierto con auténtico entusiasmo el concepto de inteligencia colectiva de la mano de Amalio Rey (@arey). Lo fascinante de este concepto es que hay comportamientos colectivos, sobre todo en animales, que permiten avanzar en el estudio de los mismos y en el desarrollo de aplicaciones en organizaciones humanas. En este sentido ha sido muy revelador el viaje que aun sigo realizando gracias a la crónica de este visita al MIT.


Procomún, cuarto sector y organizaciones p2p.

Por último hay experiencias que me parecen significativas como base sobre la que construir alternativas y modelos sostenibles, reales. Todo el movimiento del procomún, ciertas reflexiones sobre un nuevo espacio de convivencia entre los sectores público - privado y social (denominado cuarto sector), la sostenibilidad de los proyectos financiados vía crowdfunding y la cultura p2p, me interesan sobremanera aunque no alcanzo a conocerlo lo suficiente como para afirmar que son brotes de organizaciones saludables.


Los peligros.

Solo algunos de los peligros que vislumbro en el camino. Aunque la experiencia me dice que cuando te pones en marcha es cuando aparecen todos uno a uno, poco a poco.

¡Atención, vendehumos a la vista!
Vendehumos.
Como ya tengo unos años se que hay gente que se dedica a inventar palabras, darles un envoltorio de brillante pero dejarlas sin contenido. Se trata de jugar al juego de que algo cambia sin que nada varíe. Hay mucho de esto y normalmente se ganan la vida vendiéndonos humo a buen precio.


Pensamientos mágicos.
 La personas tendemos a pensar que hay que cambiar pero que o bien deben cambiar otros, o que los cambios no implican esfuerzos. Vamos que las cosas tendrían que cambiar por generación espontánea o accionando un par de resortes desde nuestro pensamiento. Lamentablemente además de pensar diferente hay que hacer diferente y esto casi siempre lleva implícito explorar nuevos caminos, perderse...

Incrédulos a los que les interesa que nada cambie.
Por último tenemos aquellos que se encargan de deshinchar los globos para que no haya fiesta. Los que bien mirado son los que más pierden si las organizaciones cambian. No solo desanimarán sino que obstaculizarán cualquier posibilidad de cambio.

1 comentario:

  1. Este post, me recuerda a los intentos que muchas personas (quiero creer que somos muchas), hacemos por cambiar la manera de trabajar en las empresas desde un punto de vista jerárquico, motivador y estructural, y el impedimento y enfrentamiento de mucho tejido empresarial en este pais, a este cambio.

    Es cierto que hay mucho humo en algunos intentos de cambio, si bien, tambien es cierto que algunos cambios vienen ya respaldados por numeros y resultados. Entiendo que en muchos casos, hay que esperar a esos resultados, para poder defender algunas ideas y/o cambios. En otros, simplemente la fe ciega para esperar a que lleguen las oportunidades para demostrar esos numeros.

    Alberto Montero

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes