Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

miércoles, 29 de enero de 2014

Valores y emociones

Valores y emociones
Me he tropezado con algo interesante. Tal vez solo sea un descubrimiento para mi, pero en todo caso lo comparto. Se trata de la conexión entre valor y emoción.

Veamos.

Depende de como gestiones tu miedo serás considerado un valiente. Si puedes autocontrolarte valorarán tu templanza. Si manejas bien la esperanza se valorará tu paciencia. Si consigues vivir con pasión e ilusión te calificarán de entusiasta. Si te trabajas tus emociones y por ello te conoces a ti mismo se dirá que eres humilde o tal vez sabio o libre. Si compartes emociones con los demás y si reaccionas ante los problemas de tu entorno de manera responsable serás solidario, amarás y/o vivirás la amistad.

Ha sido revelador darme cuenta de la hilazón que hay entre emociones y valores. Hablamos de crisis sistémica para referirnos a un contexto socioeconómico en el que se incluye una crisis de valores. ¿Y si la salida a la crisis, al menos a la de lo
s valores, estuviera en la educación emocional? ¿De qué forma la sociedad puede regenerarse si no es regresando a la raiz de la coherencia emocional? La verdad es que el hartazgo con tanta corrupción (de la real y de la moral, si se me permite la diferenciacion) tiene que ver con la disonancia entre acción y emoción. Hacemos diferente a lo que decimos y, muchas veces, en contra de esos valores humanos conectados con una gestión responsable de nuestras emociones.

Hoy los valientes son tachados de tontos, los estusiastas de ilusos, los solidarios de románticos o de poco pracmáticos. Dedicaré un poco más de tiempo a desarrollar esta reflexión pero de saque me quedo con la sonrisa esperanzada de creer haber hallado algo así como una pequeña llave que abre la puerta de la esperanza a un nuevo futuro.

Actualización 11/2/2014.- Arantza Echaniz de la Universidad de Deusto me ha recomendado el libro "El gobierno de las emociones" de Victoria Camps. Trata de la vinculación entre valor y emoción y sus implicaciones a nivel de gobernanza.

1 comentario:

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes