Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

domingo, 11 de enero de 2015

Los regalos y la ilusión, una reflexión sobre la Navidad

Regalos y la ilusión en Navidad
Como todas las personas, tengo mis filias y mis fobias, mis debilidades y mis fortalezas. Se que soy positivo, de los que tiende a ver el vaso medio lleno, soy creyente, me gusta celebrar cada oportunidad que me da la vida para ello. Por eso, conociéndome, debo estar atento a mis tendencias de forma que no me pierdan.

Tengo que agradecer a un amigo, Goio, contrapunto mio en algunas cosas pero alma gemela en otras, que me preste tantas veces su punto de vista para enriquecer el mío.

Hemos tenido una conversación en relación con un artículo de prensa sobre la función de los regalos de navidad para educar la ilusión y la frustración de los niños. Yo me dejé llevar por el entusiasmo de ver aquello que quería ver que no era otra cosa que un argumento a favor de mis tesis. Y ahí apareció Goio con su toque agnóstico señalando los evidentes pecados que cometemos bajo la bandera de la magia de la Navidad.

Desde un punto de vista cristiano la Navidad es el momento de recordar el instante más importante para nuestra creencia, el de que Dios se hiciera hombre para mostrarnos un camino. Pero nuestra sociedad hace mucho tiempo que no celebra la Navidad por esta razón. Para la mayoría son días de juntarse con la familia, son vacaciones para los niños y es el consumismo vinculado con la costumbre hecha ley de regalar.

No puede haber ilusión sana sin incertidumbre verdadera. ¿Qué dudas pueden tener los niños sobre si tendrán o no regalos? Tal vez la duda pueda estar en comprobar si de la lista de regalos solicitados falta alguno. Esta exigencia no nace de ilusión alguna, sino de un sentimiento de derecho adquirido que los adultos nos hemos encargado de educar año tras año.

Las mejores ilusiones no son las vinculadas con la obtención de objetos, sino las que tienen que ver con proyectos que merecen ser vividos y en los que no cabe no involucrarse. Ha habido estas navidades un par de videos al respecto que recomiendo: el "la otra carta" de Ikea y el de la réplica a éste. La ley y la norma se llevan mal con la generación de ilusiones puesto que nacen de la libertad individual y de las relaciones con capacidad de hacer crecer a las personas.

A mis hijos les gustan los regalos, y a mi también, por supuesto. Pero les genera más ilusión hacer planes y llevarlos a cabo. Como son pequeños en esos planes sus padres somos piezas fundamentales. En una sociedad de excesos materiales la ilusión se educa en las relaciones, compartiendo historias que nacen como sueños pero que juntos puedan convertirse en realidad. Así nuestros hijos podrán aprender la fina línea que separa ilusiones y frustración, así los hombres del mañana podrán seguir siendo duros en sus determinaciones y sensibles en sus relaciones, así podremos seguir alimentando una magia que se produce de sueños y de ilusiones, nunca de excesos ni normas.


A ti ¿qué te hace más ilusión: un regalo o cumplir un sueño personal?

3 comentarios:

  1. Jodeeerrr, kuebax...como me honras con tus referencias...no merezco tanta atención MAESTRO!!! A fe mía que este análisis sobre la ilusión y los regalos de reyes es más acertado que el anterior...pardiez, ahora si lo has clavado...

    eniguei, como bien sabes...hace tiempo ya que no puedo discutir (nadie en su sano juicio lo haría) sobre la vital importancia de la ilusión en una vida sana...mi interés, dando por hecho lo anterior, se centra en como conseguir ilusionarnos y/o ilusionar a otros cuando vienen mal dadas...

    yo, ke me dedico como modus-jamandi a la educación...me encuentro con seres absolutamente desmotivados por ende de sus muchas frustraciones (a veces infligidas por esa misma educación que sobre el papel debería haber sido su salvadora) y mi intento, casi siempre baldio, es como remotivarlos...

    y lo reconozco soy en un 99% un fracasado (aunke tambien reconoceré que el 1% de exito da mucha felicidad, aun y cuando no está claro que el factor remotivante haya salido de mis intentos y no de cualquier otra casualidad...) y pido sopitas, pido recetas: QUIERO SABER COMO MEJORAR LA VIDA DE LA GENTE!!! Asin que a ver si entre todos descubrimos la formulita...

    Bexos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que veamos hasta donde puede llegar el esperpento mental en el tema de los regalos:

      Ni más ni menos que 1 millón de dólares es lo que les supone a las estrellas de la música Beyoncé y Jay-Z la sala de juegos situada en el Barclays Center de Nueva York y destinada principalmente a que su hija, Blue Ivy, se entretenga mientras ellos disfrutan de los partidos de la NBA de su equipo preferido.

      Esta es la cantidad que pagan al año por el alquiler de la zona dedicada en exclusiva a la niña cada vez que asisten a ver a los Brooklyn Nets. Según informa una fuente cercana a The Huffington Post, se trata de un área "llena de juguetes".

      Nadie duda de que Beyoncé ama a su hija por encima de todas las cosas...pero yo tengo muchas dudas de que con esta conducta le esté haciendo algún favor...probablemente todo lo que podamos comprar sólo con dinero, a veces con cantidades obscenas de dinero, no sean los mejores regalos para nuestros hijos...y la nómina de hijos de ricos que desde la adolescencia han sido un desastre completo es interminable...MORALEJA...demosles TODO y conseguiremos arruinarles las vida...

      Eliminar
  2. No se pero puede que me salga del tiesto, ese que también nos lo ponen a pesar de la edad y todas esas cosas.
    Pero estas fechas son para mi algo que no tiene valor. La navidad esta en nuestras cabezas todo los años de nuestra existencia. Vivimos y si sabemos vivir SOÑAMOS incluso cuando vemos que la vida se agota como la colilla de un cigarrillo.
    Estas fiestas las he pasado inquieto. Intranquilo y no muy complacido conmigo mismo. Ya no me bien cuando ayudo a las personas que veo por la calle y es muy sencillo, porque les doy lo que me sobra. No comparto lo que tengo para mi, doy lo que me sobra. y eso no me deja tranquilo ni me hace feliz. Sera la vejez que ronda mi cabaña y nos volvemos mas exigentes en todo lo que realizamos.
    ¡Como podemos tener ilusiones con lo que esta cayendo en nuestro entorno! Debo de estar un ñoco loco para atreverme a poner estos pensamientos míos. Soy un problema y muy difícil de resolver.
    Pero si que tengo ilusiones..., muchas..., solo os diré una. Quiero que pase este año 2015 para entrar en el 2016 y disfrutar con mi: Señora, Compañera, amiga, y mujer nuestras bodas de ORO. Cincuenta años conviviendo juntos, ya que la convivencia ha sido y es posible, ante el frio y el calor, el viento y la tormenta. Creo que es una buena razón y una ilusión que merece vivirla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes