Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

lunes, 6 de agosto de 2012

Echar de menos

Echando de menos...
Tras escribir sobre soledad y sentirse solo veía la necesidad de completar la reflexión con alguna referencia al hecho de echar de menos que suele estar muy asociado al vacio que deja la soledad.

En principio echar de menos es notar una falta, es sentir el hueco de la ausencia. Es normal que cuando nos acostumbramos, es decir, nos comportamos con una serie de costumbres, o cuando nos vinculamos a personas y se produce una separación, sintamos ese sentir tan humano como es el de echar de menos.

La cuestión es que echar de menos suele ser una vivencia que sufrimos de manera negativa. Es cierto que, en el fondo, es una contrariedad, especialmente si no somos nosotros lo que decidimos alejarnos o hacer que se produzcan cambios en la situación. Es importante darse cuenta de que los cambios en la vida, bien sean por decisiones propias, o impuestos por otros, suponen un proceso que forma parte de la esencia de la vida. Desde una concepción dinámica de la existencia echar de menos es parte del juego, una etapa más del proceso. 

La hora de tomar decisiones
Es curioso observar, a veces, cómo personas que deciden emprender un nuevo rumbo a su vida se paran y se cuestionan lo decidido por la duda que les genera echar de menos, como si ésto fuese indicador de una decisión equivocada. Recuerdo haber escrito también algo sobre claves para tomar decisiones en situaciones de complejidad emocional


Hay un echar de menos que nunca nos abandona puesto que tiene que ver con aquellas personas y situaciones importantes que nos han hecho como personas, hay otros "echaresdemenos" que hay que masticar, tragar y digerir en un proceso de aceptación. En definitiva echar de menos es tener historia. Si duele hay que trabajarlo, si emociona hay que dejar espacio para sentirlo, si solo son recuerdos hay que ser consciente de la huella que nos han dejado.


4 comentarios:

  1. ¿y si es por el fallecimiento de alguien?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David. Gracias por pasarte y comentar. Creo que el texto está pensado para todo tipo de situación incluída la de perder a alguien por fallecimiento. Del duelo y de la pérdida que se asocia a éste hay otro post que me permito recomendarte.
      http://entrenando-emociones.blogspot.com.es/2011/08/decir-adios-un-post-sobre-despedidas.html

      La cuestión es que echar de menos puede ser una emoción que nos perjudique mucho y de lo que trataba el post era de advertir sobre ello y dar alguna pista de cómo revertir la situación.

      Eliminar
  2. Buenas, no sé si soy yo o el ser humano pero hay veces que al pensar en momentos pasados da la sensación como que fueron mejores y se extrañan, tendemos a olvidar las cosas malas y recordad las buenas por eso pienso que se echan de menos, no lo sé. Un buen articulo para reflexionar como muchos otros del blog. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Es bueno dejar el pasado atrás porque si no te encuentras bien y si olvidas el pasado mejor inicias tu vida con alegría y un futuro limpio sin nada en el pasado

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes