Sobre la búsqueda de los límites y las emociones

Una reflexión sobre la que queremos profundizar es la lo que se ha venido a denominar la pedagogía fronteriza. Es decir de qué manera el transitar por los limites de cada uno representa una experiencia significativa de gran valor de construcción personal. Por otra parte la inseguridad de caminar por veredas desconocidas parece aportar una flexibilidad, una capacidad de adaptarse y de no conformarse muy útil para el enriquecimiento individual. La incomodidad del límite o de la frontera no se lleva en un tempo en el que la comodidad y la conformidad parecen ser la norma.


Desde el punto de vista emocional la tendencia siempre ha sido a la de la búsqueda de la estabilidad y esto parece ir en contra de esta intuición sobre la búsqueda de los límites. Lo curioso es que la emoción es aventurera, es opuesta a la razón en muchas ocasiones, por lo que vivir de manera conservadora una energía que nos empuja resulta paradójico. Seguramente porque la perspectiva estaba muy centrada en lo terapeútico. Pero ¿qué sucedería si el objetivo fuera el desarrollo humano? ¿Podrían las emociones darnos energía y referencias por ese viaje por nuestros límites? Creo que si.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Qué significa sentirse raro y/o extraño y cómo afrontarlo

Los 5 mejores post de 2015

Cuento sobre el amor del mar y la playa