Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

viernes, 2 de marzo de 2012

Sobre la diversidad y la diferencia.

Arco iris de potencialidad
Me gusta pensar en el ser humano como en un arco iris de potencialidades. Seguramente porque entiendo que, precisamente, la grandeza de la humanidad reside en ir haciendo brillar todos los colores de nuestras posibilidades mientras cristalizan nuevas capacidades. Es bello ver crecer a un niño, observar cómo se descubre, cómo explora entre juegos su propia humanidad, y cómo alumbra aprendizajes asombrosos como resultado del vivir los primeros años de vida. Así la magia humana convierte balbuceos en sonidos intencionados, en lenguaje con capacidad de comunicación, o trasforma gestos reflejos en movimientos complejos, en pasos de superación.

La vida parece resultar un tiempo de permanente aprendizaje, de una eterna lucha por desarrollar nuestra humanidad en el más amplio de los sentidos. Y esta tarea ingente parece no poder ser finalizada, por mucho que la existencia se prolongue. Esta tensión entre el poder ser y el alcanzar ser se puede leer tanto de manera positiva como negativa. Es decir, podemos subrayar la proyección que tiene todo individuo, o por el contrario el esfuerzo inútil de completar el desarrollo humano. Podemos quedarnos con la posibilidad de cambiar, con el esfuerzo de la superación, o por el contrario con las limitaciones, con la infructuosa tarea de desarrollar todas las capacidades del individuo. Esta lucha es a la que están familiarizados las personas con discapacidades legales, aquellos ciudadanos a los que les reconocemos de manera formal límites. Esta pelea es la que a veces sacude nuestras conciencias con idea de decirnos muchas cosas sobre los problemas, sobre los esfuerzos y sobre las capacidades de los seres humanos, tanto discapacitados como no discapacitados.

Así es más fácil observar al genero humano como discapacitado, no tanto por aquello que no ha desarrollado, sino por las múltiples capacidades que puede trabajar en todo momento durante su vida. Un concepto de discapacidad que se define más por el esfuerzo de la superación, que por el límite de lo no alcanzado. Un concepto de discapacidad que nos iguala a todos los seres humanos en positivo, en color, con la belleza de lo soñado, como un universo de arcos iris.


Ser iguales siendo diferentes


Uno de los primeros “iguales” que seguramente recordamos es aquel de las clases de matemáticas en las que ese signo hacía de juez entre unas cifras a su derecha y a su izquierda. Así descubrimos que, lo que a veces se muestra con formas diferenciadas, como bailes de números al son de distintas operaciones aritméticas, puede resultar  en definitiva ser lo mismo. Hemos de reconocer que en las matemáticas encontramos una de las primeras claves con las que empezar a descifrar la complejidad de la igualdad.

Ser iguales siendo diferentes

Si decimos igual pensamos en dos gotas de agua, en el parecido entre una madre y su hijo, en lo perteneciente al mismo grupo de cosas. El hecho es que lo igual no solo es lo que tiene el mismo aspecto y, por ello, podemos ser iguales en creencias, en gustos, en sueños o en derechos. 

Somos iguales porque tenemos la misma naturaleza, porque nos parecemos o porque nuestros gustos se asemejan. Pero incluso siendo de la misma clase o condición somos al mismo tiempo diferentes porque cada ser humano es su propio universo en miniatura. 

2 comentarios:

  1. Esta mañana de intenso brillo por el sol que nos deslumbra salgo de casa y al abrir la puerta del ascensor, golpea a alguien que estaba esperando para subir y ¿Ho sorpresa? Un diminuto niño de unos 4 años levanta su mirada y me dice: perdón señor…, no salgo de mi asombro. No creo en lo que veo y oigo. Me pide perdón una criaturita frotando con su manita su pecho por el golpe recibido… Me dieron ganas de arrodillarme al pedirle perdón yo a él. Una lección más que apunto en el calendario de mi vida.

    antonio

    ResponderEliminar
  2. arco iris de potencialidades, diversidad, capacidades, desarrollo de potencialidades, diferentes...¿cómo englobar, incluir desde la igualdad, desde esa visión de la diferencia a los dos lados del signo de "igual" de matemáticas, a "los discapacitados legales", q llamais (y s m escapa una sonrisa)?¿cómo ser uno más, igual q el otro, dentro de estos parámetros de competitividad, productividad, en los que nos movemos?...¿cómo integrar todo eso?...

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes