Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

jueves, 8 de marzo de 2012

Gestión emocional de la diversidad

Convivimos con paradojas emocionales que suelen llevarnos a diversos conflictos personales. Una de las principales es la que afecta a nuestra relación con el cambio que, además, influye en cuestiones cómo la actitud ante la diversidad o la aceptación de la diferencia. La cuestión es que por una parte vivimos inmersos en un permanente cambio y por otra parte nuestra naturaleza nos hace desconfiar de lo diferente. Esta es la razón de que la gestión emocional de estas situaciones adquiera gran importancia.


Universos en movimiento.

Somos universos en movimiento.
La teoría de la evolución de las especies, la historia de nuestro planeta, las fases del desarrollo humano, las evidencias biológicas y neurológicas sobre la regeneración celular en los organismos vivos, la capacidad de aprender, la evolución de nuestros gustos personales son indicadores claros que la vida es dinámica y por lo tanto el cambio un elemento definitorio de la misma. Resulta cuanto menos chocante observar las reticencias de muchas personas a aceptar esta realidad y las consecuencias en sus vidas, como si pudieran mantenerse al margen de un universo en cambio que gira cada día, que muta cada segundo, que evoluciona sin parar.


El instinto de supervivencia y nuestra relación con el entorno.

Hay que entender que lo que nos sucede nunca es casual. Y en este caso es verdad que debemos hacer frente a una fuerza poderosa que nos sigue influyendo que es el instinto de supervivencia. Han sido miles de años teniendo que convivir con otras especies animales que, como buenos depredadores, nos amenazaban y nos diezmaban. Es evidente que la supervivencia entonces estaba vinculada con la capacidad de anticipar peligros y con la capacidad de localizar espacios de seguridad. Eso hizo que desarrolláramos una relación de  temor o precaución con ese entorno lleno de peligros. Nuestra propia evolución lo ha ido cambiando y ahora algo semejante se puede activar cuando percibimos cualquier estímulo amenazántemente diferente. Al igual que sucede con el miedo, que también estaba vinculado al instinto de sobrevivir, y hoy se puede desarrollar como fobia ante estímulos que no amenazan nuestra supervivencia.


 Gestión de emociones y la diferencia, algunas claves.

En primer lugar hay que partir del conocimiento sobre lo que es la diversidad y sobre las emociones que nos causa. Es imprescindible tener claro qué objetivos perseguimos a la hora de enfrentarnos con la diferencia y las razones que nos impulsan a ello. Una vez  situados ante la situación de enfrentarla comienza el momento de poder buscar la utilización de algunas claves que nos ayuden a ello:


Nubes de creatividad.
- El pensamiento divergente y la creatividad pueden hacernos ver las diferencias de distintas formas algunas de las cuales pueden mostrarse muy útiles para resaltar los aspectos positivos de las mismas y para establecer bases desde la que construir en común.


- La mayor herramienta de unión es la vinculación emocional. Las personas que comparten experiencias vitales cargadas de importancia quedan enlazadas pese a que, tal vez, no se conocieran con anterioridad, o pese a que haya otros elementos importantes que les separen. Muchas veces la misma procedencia cuando uno está lejos del hogar, o un miembro lejano de la familia cuando uno ha perdido contacto puedes ser elementos que generen espacio de vinculación.Algunas maneras de conseguirlo: 

  1.  Compartir tiempo y espacio. Muchas de las acciones de  sensibilización suelen buscar generar espacios de conocimiento y/o de convivencia que puedan cambiar prejuicios, actitudes y emociones en torno a las personas más excluídas de la sociedad.
  2.  La identificación es una manera concreta de desarrollar vínculo. El conocimiento mutuo permite encontrar elementos comunes entre las personas con los que poder ir construyendo, utilizando esas semejanzas, reflejos de uno en el otro y viceversa.  En la medida que la profundización permita coleccionar estos reflejos de manera que puedan ir constituyendo imágenes más estables nos encontraremos avanzando en la tarea de la identificación con el diferente.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes