Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

martes, 14 de mayo de 2013

Qué hacer para contagiar emociones positivas

Contagiar emociones
Las emociones se pueden contagiar. 

Son muchas las ocasiones en las que nos vemos más o menos invadidos por las emociones de los demás. Cuando vemos disfrutar a otros, por ejemplo riendo, aunque no sepamos porqué muchas veces terminamos riéndonos. Se contagia lo positivo pero también lo negativo. Por ejemplo se hace referencia a esto último en un reciente estudio sobre el contagio de la depresión que explica que las personas que viven esa enfermedad generan malestar a su alrededor hasta el punto de poder contagiarlo.
 

Neuronas espejo

Recientemente la neurología ha avanzado mucho en los sus estudios y de entre ellos llama especialmente mi atención los descubrimientos realizados en relación al funcionamiento de las neuronas espejo. Gracias a ellas encontramos una excelente explicación científica para la simpatía, la empatía y/o de la falta de ésta. Giacomo Rizzolatti es un neurofisiologo que ha destacado en este campo y sus libros son una buena referencia a la hora de ampliar información.

Pero la cuestión es saber qué hace que nos podamos contagiar emociones, sobre todo con el objetivo de centrarnos en las positivas, es decir, en aquellas que generan bienestar y satisfacción.

En en fondo nos situamos ante un problema de comunicación, ya que el contagio se produce en la interacción, y se traslada tanto de una manera intencionada, como sin intención. 

¿Qué hacer pues para contagiar?

Algunas posibles respuestas:


Sentir en positivo.


Lo primero es conocer cuales son las emociones positivas que con mayor facilidad sentimos. Tal vez sea la alegría porque nos reímos mucho o porque tenemos facilitar para hacer reír. Pero puede ser que tengamos alguna ilusión intensa, o mucha pasión por algo, o tal vez entusiasmo u optimismo. Las emociones deben ser intensas para poder ser más impactantes de cara a los demás. Tenemos que saber en cada momento qué es lo que vivimos con más fuerza puesto que eso será lo que mejor podamos contagiar.



Naturalidad.


La comunicación debe ser espontánea para ser convincente, y sobre todo por honestidad. Lo que tenemos emite y se trata de sembrar y esperar que de fruto. Muchas veces he observado por la noche gente que busca gustar. Se nota tanto que lo que trasmite es inseguridad y ansiedad. Por contra los que se divierten y en ese contexto se relacionan resultan mucho más interesantes, más atractivos. De eso va la naturalidad, de no forzar, de generar un espacio en el que el otro no debe ser contagiado sino sencillamente nos ponemos a emitir en positivo y a esperar.
Match de improvisación



Algunos recursos


La risa es muy contagiosa, el empleo del humor es muy útil, el juego colectivo también se presta a generar situaciones emocionales positivas. Pero podemos compartir proyectos que sirvan para elevar una mirada conjunta y positiva con respecto al futuro.
En cualquier caso además de los recursos cotidianos existen otros extraídos de algunas artes que emplean la relación y la creatividad para la mejora en ese campo. El entrenamiento del contagio emocional puede realizarse también a través de técnicas teatrales como el match de improvisación, el juego de la mirada Clown o el ejercicio de la danza.

1 comentario:

  1. COMO CONTAGIAR EMOCIONES...Ayer creo que lo logramos, tres mosaicos antiguos y metidos en faena nos trajimos de Granada una verde primavera. Fuimos como tres baldosas donde la gente pisaba y nos daban su sonrisa, sus corazones volaban con el aire de la vega... Tres corazones alegres con sentimientos en ristre dejamos los sentimientos clavados entre sus cruces. Y ayer en nuestro pueblo, sencillo y cuerdo los que se acercaron a oírnos... yo no sé cómo explicarlo... Las lágrimas de sus ojos nos decían lo que sentían, eran puros sentimientos... La carne se me erizaba. Los ojos se me nublaban y el corazón repicaba con toda la fuerza de su alma. La felicidad también hace daño, se clavaba dentro de tu alma.
    Pero mereció la pena. Compartir las emociones en una tarde de agua, sus ojos les delataban.

    Un abrazo

    Antonio

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes