Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

domingo, 22 de julio de 2012

Complejidad emocional

Laberinto emocional
Después de un tiempo estudiando y reflexionando sobre las emociones he llegado a la conclusión de que un área importante sobre el que seguir avanzando es el del laberinto emocional en el que muchas veces nos encontramos por la intersección de emociones diversas que coinciden en una misma situación.

En una alfabetización emocional solemos analizar una a una diversas emociones, como diseccionando artificialmente de la realidad momentos y situaciones que nos permitan observar lo más nítidamente posible cada emoción o cada sentimiento por separado. Suele ser un ejercicio muy didáctico el de poner el foco en emociones como el miedo, la ilusión, la pérdida, la vergüenza, el aburrimiento u otras. Aprendemos a conocer las emociones básicas y a saber cómo las sentimos cada uno desde las diferencias desde nuestras individualidades. Además suele haber un cierto efecto de control emocional solo con la autoobservación y la reflexión derivada de ésta.

Complejidad emocional
Pero sucede que a la hora de profundizar en la mejora emocional nos encontramos de frente con aquellas situaciones de mayor complejidad por la coincidencia de diversas emociones intensas interactuando en un mismo instante, en una misma secuencia funcional de conducta. Hoy quería compartir algunas claves sobre las que iremos edificando nuevas propuestas para trabajar desde la metodología de "entrenando emociones":


- La importancia del trabajo previo.

Como en otros áreas del desarrollo personal los prerequisitos con los que contemos a la hora de enfrentar las situaciones complejas nos van a situar en una clara posición de ventaja. Saber identificar las emociones propias, conocer su influencia sobre uno mismo, comprender las áreas en las que nos encontramos más vulnerables desde un punto de vista emocional son algunas destrezas que nos van a ayudar a enfrentar situaciones difíciles o bien por su intensidad emocional, o bien por la confusión emocional. De otra forma enfrentarse sin un recorrido previo nos va a situar mucho más a merced de los vaivenes emocionales.


- La intensidad emocional como primer elemento de la complejidad emocional.

Uno de los elementos que más claros han quedado en los estudios sobre la vida emocional es cómo su intensidad puede llegar a ser tal que el individuo solo pueda dejarse llevar, como quien se ve arrastrado por una ola, hasta que su intensidad baje los suficiente como para que volvamos a tomar las riendas de nuestra realidad. Esa emergencia en la que las emociones nos sumergen es una situación que es importante conocer para poder evitar sus efectos más negativos. La experiencia previa, el apoyo incondicional del entorno, el manejo en autocontrol, el conocimiento sobre la mecánica de funcionamiento de esas emociones son elementos que  proporcionan una ayuda efectiva a la hora de enfrentar esas situaciones.



- La confusión como síntoma.

Confusión
La confusión suele ser un efecto que se mantiene en el tiempo incluso después de que haya finalizado la situación emocionalmente compleja, es como un efecto secundario de la misma. He observado que es un síntoma claro de un impacto emocional. Así esa confusión se convierte en punto de partida de un trabajo de comprensión de lo qué ha sucedido, así como de las causas que nos han llevado a esa situación. En cualquier conflicto emocional es importante realizar este proceso, pero creo que en su aplicación en lo cotidiano se podría ganar mucha calidad de vida.



- La capacidad de realizar un adecuado análisis de la situación.

Me parece muy útil poder entrenar a la gente en el análisis funcional de la secuencia en la que se produce la maraña emocional. Entrenar nuestra capacidad de analizar lo que nos sucede de manera operante nos ayuda a encontrar antes salidas positivas a la encrucijadas emocionales. Entender la dinámica secuencial de esa parte de nuestra conducta nos dibuja un horizonte de control sobre las emociones complejas que nos permite incorporar en nuestro mapa de recursos el optimismo a la hora de enfrentar situaciones semejantes en el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes