Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

lunes, 23 de julio de 2012

Sentir esperanza y estar esperanzado

Puedes construir tu esperanza
Necesitamos esperanza, eso es verdad. La esperanza pinta horizontes, dibuja futuro y nos permite imaginar que lo que va a pasar es mejor que lo que sucede, que lo que nos vamos a encontrar en la vida más adelante es mejor que lo que tenemos ahora. Desde este punto de vista es útil sentir esperanza o estar esperanzado puesto que arma la posibilidad de vivir con optimismo e ilusión. De hecho hay personas que desarrollan cierta habilidad para sentir esperanza en situaciones donde los demás no lo consiguen. Se tratarían de un ejemplo de lo que la psicología positiva define como rasgos o fortalezas.

La esperanza busca el horizonte
La esperanza tiene buena prensa, es de esos sentimientos que todos parecen desear sentir. Y sí es verdad que se trata de un sentimiento que nos aporta información muy útil sobre si estamos afrontando bien o mal lo que se nos presenta por delante. Pero los que sigan el blog sabrán que sostenemos la tesis de que no hay emociones positivas o negativas "per se", sino en función del efecto que tengan sobre la persona.

Pero sentir esperanza cuando la realidad ha cerrado el camino es, por contra, negativo. Cuando una persona está gravemente enferma y no hay cura, aunque sea humano, no es bueno prolongar la esperanza de la curación que no se va a producir. Suele suceder a menudo también con las rupturas sentimentales, esperando que las cosas se arreglen cuando ya no es posible. Cuando la esperanza se convierte en un refugio ya no es esperanza sino un clavo ardiente artificial originado por la desesperanza, la negación o el dolor.

De todas la formas, desde el punto de vista de "entrenando emociones", lo que me parece más interesante es la posibilidad de construir esperanzas. Como sentimiento que es, estar esperanzado tiene un componente cognitivo que convive con el emocional. Esto nos abre la posibilidad de que nosotros mismos podamos hacer por generar(nos) esperanza cuando nos enfrentamos a la vida. Viktor E. Frankl en su libro "El hombre en busca de sentido" narraba cómo era la esperanza lo que mantenía con vida a los prisioneros de los campos de exterminio nazis. La esperanza tiene mucho que ver con el sentido, con disponer de una meta que alcanzar, un sueño que perseguir.

¿De que color es tu esperanza?
¿Con qué construimos nuestras esperanzas?


¿Son nuestros sueños un refugio o un espacio de crecimiento personal?


¿Somos capaces de contagiar esperanza?

Son preguntas para reflexionar y os animamos a compartir vuestras respuestas.

6 comentarios:

  1. 1. A través de objetivos vamos dando forma a los sueños.
    2. Depende del contexto socio-cultural y el grado de conciencia del individuo. En mi caso, es un espacio de crecimiento personal.
    3. Si, pero para ello debemos comprometernos no solo con nosotros mismos sino con los demás...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por entrar en el juego!!!! Comparto sobre todo la fuerza de las esperanzas construidas en común.

      Eliminar
  2. Hola, me ha encantado la reflexión. Creo que esperanza, no es esperar, es salir hacia fuera, con todos los riesgos, miedos, pero con decisión y realidad. Cuando mantenemos esa actitud positiva aunque no contagiemos, hacemos la vida de los que nos rodean distinta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad hay una manera de esperar que es activa, precisamente la más interesante, desde mi punto de vista. Me alegro que te haya gustado!!!
      El efecto contagio de las emociones me da pie a escribir un post proximamente.

      Eliminar
  3. Nunca se puede perder la esperanza. Sería la muerte cerebral. Ya no merecería vivir, ni alargar la existencia del que la padece.
    Creo que somos capaces de contagiarla si estamos en los railes de via con destino.
    un abrazo

    antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablas de muerte cerebral y tal vez te refieres también a la muerte emocional. No se me ocurre tortura peor que no sentir, no ser capaz de emocionarse. Es evidente que razón y emoción son inseparables pero los sentimientos creo que aportan luz y color a la lógica cerebral. Me interesa mucho explorar eso que dices sobre "estar en los railes de vía con destino". Gracias!!!!

      Eliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes