Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

miércoles, 25 de julio de 2012

Sentimientos y emociones en los sueños

Sentimientos y emociones en los sueños
Hace unas noches ciertas peripecias me llevaron a interrumpir el sueño de una manera atípica. Y esto seguramente fue el origen de la historia que os voy a contar.

La cuestión fue que por la mañana era capaz de recordar cuatro pasajes distintos de los sueños que me habían acompañado esa noche. No solo conseguí narrar el hilo argumental de cada una de las historias, sino que era capaz de detallar muchos elementos como si hubiese terminado de verlos.

Lo que me parece que tiene interés no es lo rocambolesco de los pasajes, ni siquiera el hecho sorprendente de haber sido capaz de recordarlos hasta en los más pequeños detalles. Lo que realmente me dejó pensativo fue preguntarme sobre el papel de las emociones en los sueños. En este caso solo llego a compartir algunas reflexiones:

Mezclar sueños
- Habitualmente no recuerdo los sueños por lo que no soy consciente de las emociones que vivo a través de ellos. Pero esta no consciencia no creo que me libre de los efectos, sean estos los que fueren de esta vida emocional paralela que todos tenemos.

- Las pocas veces que recuerdo episodios oníricos nocturnos, que también los tengo diurnos (pero esto es harina de otro costal), suelen impactarme emocionalmente de forma que me hacen reflexionar sobre si esos sentimientos vividos con los ojos cerrados tienen alguna vigencia despierto.

- Aunque no es mi intención la de hablar de la función de los sueños si es cierto que nos permiten juegos y cabriolas imposibles en la vida. Estos giros se construyen de manera desconocida con retales de nuestros propios pensamientos, de nuestras experiencias reales conformadas también de complejidad emocional. Es evidente que nos reconocemos en el caos del sueño, que identificamos como nuestras algunas partes de los mismos, incluso observamos espantados o sorprendidos cómo las vivencias más intimas también entrar a formar parte de este juego anárquico.


Mezclar emociones en los sueños
- Es verdad que a veces los sueños recrean la realización de deseos y que encuentran en lo onírico su única opción se ser satisfechos. Pero, en general, creo que hemos de ser conscientes de que nos influyen, básicamente por esa humana reacción de sentirnos responsables de lo que produce nuestra propia fantasía mientras descansamos. Y, sobre todo, creo que no hay razón por la que despertar y ponerse uno mismo a interpretar esos sueños como señales, sino como un juego colorista de nuestra mente. Mejor alegrarse de poder ver a veces productos de nuestras ensoñaciones y al despertar seguir persiguiendo los sueños que construimos nosotros, los diurnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes