Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

lunes, 16 de julio de 2012

La música del silencio

La huella del silencio

Llevo tiempo rumiando escribir alguna reflexión sobre unos silencios en concreto que sigo con la mirada desde hace unos meses. Silencios, como en casi todo de la vida, hay muchos y de tipos variados. Es por eso que tengo que concretar que mi intención es la de hablar de aquellos que suenan con una bella melodía. Lo bueno de usar figuras al escribir es que dejan margen para imaginar y que esa holgura permite que esas diferencias provenientes de la diversidad fantasiosa no generen distorsiones graves. Vamos, que no va a hacer falta entrar a discutir si el bello sonido es Eskorbuto o Sade.



Veo el silencio como una mueca solitaria que nace de autocontrol. En un mundo ruidoso hay espacio para el universo del vacío acústico. Hablamos, suenan permanentemente palabras, melodías, sonidos a nuestro alrededor. Pero precisamente creo que el sonido adquiere sentido cuando lo interpretamos desde nuestro silencio. Creo que hay que romperlo solo para mejorarlo, aportando un valor que esa música a la que me refería. Eso no significa que haya que acampar en el silencio, ¡¡¡no!!!

Cuando el silencio para el tiempo

Todo esto nace de dar vueltas a unas consideraciones que escuche a Ricardo Antón de AMASTE sobre el papel de los dinamizadores de "open space" y que creo que podía aplicarse al liderazgo en el movimiento del procomún


Imagino que cuando un virtuoso toca en solitario para un público no se preocupa de tapar con su sonido a nadie. Cuantos más personas incorporamos a las dinámicas de participación más importante es que el sonido colaborativo se construya por la suma de músicas individuales que obtendrá como resultado una sinfonía nueva y colectiva. Para aportar tanto en lo personal como en lo colectivo hay que saber cuando callar y cuando tocar, hay que aprender a manejar el silencio tanto como los sonidos. La más bellas voces muchas veces impiden escuchar el fondo coral que sin ese silencio ni siquiera tendría espacio y ocasión para hacerse oír. 

Me gusta estar en silencio porque cada vez más lo entiendo como preludio de una nueva melodía.

NOTA POSTERIOR: Navegando he encontrado este post con el sugestivo título de "Intervenir en silencio" del blog de Asier Gallastegi que me parece muy interesante para ampliar y enriquecer la reflexión aquí propuesta: http://korapilatzen.com/2012/06/06/intervenir-en-silencio/

5 comentarios:

  1. Para mi el silencio es un metodo magico,tanto para la escucha del otro y como para uno mismo. Es esa materia oscura necesaria ese espaciopara la profundidad la inaccion q funcioba como de aceite para q la maquina funcione.los equipos sin silencios o las vidas sin silencio son para mi espacios sin oxigeno para q el fuego prenda adecudamente..la productividad y la eficiencia me han hecho despreciar los silencios en mi vida x considerarlos poco.practicos y he terminado perdiendo perspectiva y eficacia y oportunidades..mi musculo del silencio se atrofia cuando no lo uso...

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo, anónimo. Para mi es una cuestión de equilibrios, de cargas y descargas, de contrastes que enriquecen. Creo que hay que expresarse pero tanto como eso hay que silenciarse, escuchar. La eficacia es engañosamente sonora, cuando precisamente me experiencia me dice que trabajo más y mejor cuando menos "ruido" hay. Bienvenido a estas páginas!!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola, me ha encantado que tras vuestro silencio en estas páginas fuera algo referente a "él" lo que las reabriera.
    ¿Por qué? será por esta etapa que paso recreándome en la lectura (que hago en silencio), degustando escuchar música (que también hago en silencio), pensando (que de nuevo hago en silencio) y como bien dices y comparto, no es bueno encerrase en él, pero yo por ahora me siento tan cómoda en ese espacio que no quiero dejarlo de momento. Además es un remanso dentro del guirigay, un círculo dentro de otro que lo abarca y está lleno de ruido, un espacio de silencio que no tiene que ser solitario necesariamente, y...
    me resulta que tiene que ser muy bello compartir el silencio.
    Feliz verano más o menos silente a gusto del consumidor. Bss

    daniela

    ResponderEliminar
  4. La mayoría de las veces lo que se escucha en el interior del silencio es mucho mejor que los sonidos de fuera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Blanca, qué bien verte de nuevo por aqui!!! Qué bueno sería tener tiempo y disposición para escuchar sonidos variados, incluyendo en éstos los del silencio que nace de dentro.

      Eliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes